martes, 1 de agosto de 2017

jueves, 27 de julio de 2017

Buscando la verdad.

¿Quién fue Lactancio?

¿Fue éste el verdadero inventor del cristianismo ?
https://es.wikipedia.org/wiki/Lactancio
Lucio Cecilio (o Celio) Firmiano Lactancio (Lucius Caelius Firmianus Lactantius, ¿245? - ¿325?) fue un escritor latino y apologista cristiano nacido en el norte ...

África romana.

martes, 18 de julio de 2017

Hitchcoch en San Telmo

Hitchcoch en San Telmo

Hay una bonita exposición, si os gusta este director. Durará hasta Octubre y los martes la entrada es libre.

Nuestras Ermitas. Ermita de San Lorenzo de Larre (Berastegi)

(Por Jose Luis Erquicia)
 

En el portillo de San Lorenzo de Larre, en el cordal de las cumbres de San Lorenzo a Ipuliñoy protegida por un precioso hayedo plantado en 1917, se conserva esta ermita de San Lorenzo, patrono de la villa de Berastegi. A unos 100 m de ella, más abajo, hay una fuente de agua fresca y clara. Siempre se dijo que en sus alrededores había un cementerio. En el habla popular se le conoce como Salontxo, y a decir de Domingo Irigoyen, existía ya en el siglo XV. Lope Martínez de Isasti cita en 1625 en su Compendio Historial de la Provincia de Guipuzkoa que en dicha jurisdicción de Berastegi se encontraban las de “San Sebastian y San Lorenzo”hermitas devotas con hermitaños.

Se trata de un edificio rectangular de 23,8 m. de largo y 7,4 de ancho, con una cota de altura máxima de 5,75 m y tejado a dos aguas. Está dividido en dos partes: la ermita propiamente dicha (16,2 x 6,3 metros de medidas interiores) y un refugio adosado (6 x 6,3 metros). Su altar está orientado hacia el este. Una puerta de entrada en arco de medio punto y dos aspilleras estructuran su fachada derecha. En el muro izquierdo una aspillera a la altura del presbiterio. Se aprecia sobre el hastial norte restos de su primitiva espadaña, mientras que una segunda espadaña destaca encima de su hastial posterior sin campana. Esta se conserva en el interior de la ermita desde 1981 para protegerla contra el robo. En 1917, fue fundida por Hijos de Murua de Vitoria, como señala la inscripción: “DOMINGO SALVERIDI E HIJOS. BERASTEGI”, y en la franja interior: “SAN LORENZO AÑO 1917.

Dentro de la ermita, se encuentra un retablo sencillo policromado con dos columnas dóricas y en una hornacina central la talla del santo con una gran parrilla en sus manos, a cuyos pies se amontonan clavos de diversos tipos y tamaños. Unas cortinas pintadas al fresco sobre la pared crean un efecto de trampantojo. La zona del presbiterio está separada del resto de la nave por una pequeña reja. Suelo de grandes lajas de piedra caliza. Cubierta en parhilera con tres caballetes, viga de unión y poste de carga. En la entrada, una placa fijada al suelo recuerda la realización de obras en 1971.Es costumbre que toda persona que llegue a la ermita, antes de entrar, de una vuelta alrededor de ella.

En torno a su construcción existe en el pueblo la siguiente leyenda: en su día, algunos vecinos decidieron construir la ermita en la parte baja de la villa, junto al camino, donde hoy día aún subsiste un santutxo dedicado al santo. Otros entendieron que era mejor hacerlo en lo alto del monte. Los de abajo comenzaron la obra pero ocurrió que las piedras que agrupaban y preparaban de día, durante la noche, los ángeles las trasladaban a lo alto del monte lo que se entendía como una clara manifestación sobre el lugar donde debía ubicarse la ermita. Se construyó en la cima de Ipuliño. Sin embargo, los vecinos, tozudos como eran, erigieron una capillita en el punto en que ellos habían pretendido construir la ermita.Esta leyenda también ha sido recogida en la construcción de templos marianos guipuzcoanos como Arrate, Ezozia, Icíar, etc.

Murugarren cita la existencia de una primera referencia escrita del templo de 1541 mientras que por un documento de 1741 sabemos que se hacían rogativas por las que se pagaban 6 reales al capellán y 2 al cantor.Según documentos religiosos de la villa, en 1620 se realizan en ella procesiones y letanías. En 1731 murió la serora de la ermita Serafina de Aranalde sustituyéndola Catalina de Aranalde. A ésta le sigue en 1744,por Beatriz de Arrúe. A su muerte en 1751, los patronos decidieron que, en lo sucesivo,la misma serora atendiera a la vez la ermita y la parroquia de San Martín Obispo del pueblo. En 1760 nombran como serora única para ambos templos a María de Berastegi, natural de la villa. Las seroras vivían en el casco de la villa, en la casa Gracienea.


 


Entre 1729/35 se estableció un largo y tedioso proceso entre los vecinos y regidores de las villas de Elduayen y Berastegi. Miguel de Anciola, rector a la sazón de la villa de Berastegi entabló pleito ante el obispado de Pamplona con el alcalde, concejo y vecinos de la villa de Elduayen, pues a pesar de que el obispo Murillo y Valverde había dado orden de que cada parroquia hiciese sus procesiones de letanías dentro de su propio territorio, los de Elduayen acudieron en procesión a la ermita de San Sebastian de Berastegi y al encontrarla cerrada y no encontrarse en ella el ermitaño, descerrajaron la puerta y celebraron misa en ella. Al día siguiente hicieron lo mismo en la ermita de San Lorenzo. Los de Elduayen contestan que esas dos ermitas están en jurisdicción común a ambas villas. La sentencia prohibía a los vecinos de Elduayenprocesionar a ambas ermitas.

Se celebra misa el 12 de agosto, día del santo. Se comienza a las siete de la mañana con diana de txistularis celebrándose la misa en la ermita a las ocho y media de la mañana. A continuación, los festejos continúan en la plaza del pueblo terminando por la tarde con aurresku, bersolaris, verbena y trikitixa. Acuden numerosos peregrinos de todos los contornos. Tanto Luis Pedro Peña Santiago, Domingo Irigoyen, Gurutz Arregui y otros autores describen la devoción existente “contra los diviesos y erupciones granulares” (bixika, zorna, errutaolakogauzetan).Se acostumbra a llevar a la ermita clavos (iltzak) que se adquirían en casa del herrador, de sección triangular o cabeza pentagonal depositándose uno por cada diviesoque se deseabasanar. Al comienzo se frotaban los diviesos y se introducían bajo tierra en los “entonces” robles que rodeaban la ermita”. Los chavales subían a robarlos y los revendían. En épocas posteriores se dejaban los clavos a los pies de la talla del santo que se utilizan después para las obras a realizar en la ermita. Menos frecuente era llevar aceite para la lámpara, cogiéndose del que ya había en ella para untar con éllos granos y quemaduraspues es creencia que así curaban.

0 0 0 0 0 0 0 0

Como “testigo” de la leyenda referida con la construcción de la ermita de San Lorenzo, a la izquierda de la carretera formada sobre el antiguo camino real que llega de Elduayen, a unos 1.000 metros de la entrada al pueblo, existe un pequeño santutxo. Se trata de un humilladero o lugar de oración que habitualmente tenía como misión ser punto final de Vía Crucis, punto de oración para caminantes y también utilizarse para “degollar” o castigar a malhechores. Según consta se construyó en 1541.



En su interior se venera una talla popular de San Lorenzo. Es de planta cuadrada y tiene las paredes laterales y cuadrada de mampostería. Fachada de sillarejo, excepto los sillares de dos arcos de piedra arenisca. A la derecha tiene una aguabenditera encastrada en el muro. Aunque no dispone de porche, tiene delante dos bancos de piedra. La cubierta a dos aguas tiene estructura de madera con teja canal y lajas de piedra.En el interior, sobre una peana, hay un pequeño retablo de madera con la imagen de San Lorenzo vestido de diácono, con una parrilla en la mano.

Durante generaciones los vecinos del caserío Zamargin se han encargado de su cuidado. En 2014, los miembros de esta familia junto a otro vecino se encargaron de renovar su tejado y adecentar su exterior. Además renovaron la imagen de San Lorenzo, deteriorada por el paso del tiempo y la humedad. Así da fe una pequeña placa en la pared.


BIBLIOGRAFIA

AGUIRRE SORONDO, Antxon y LIZARRALDE ELBERDIN Koldo
“Ermitas de Guipuzcoa”. Pag 175. Fundación José Miguel Barandiarán. Ataun 2000.
ARREGUI AZPEITIA Gurutz
“Prácticas de medicina popular en ermitas”.Hizkuntza eta Literatura nº 4, pp 607-631. Donostia 1985.
EL DIARIO VASCO Sábado 16-01-2016
En portada. FIND pag 7 “San Lorenzo txiki, el santo renovado-San Lorenzo, patrón de Berastegi”.
IRIGOYEN Domingo de
“Ermitas e iglesias de Guipuzcoa”. Anuario de Eusko Folklore Tomo XIV pag. 42. Vitoria 1934.
MARTINEZ DE ISASTI, LOPE
“Compendio Historial de la provincia de Gipuzkoa 1625”. Impreso en San Sebastian por Ignacio Ramón Baroja 1850. Editorial la Gran Enciclopedia Vasca.
PEÑA SANTIAGO LUIS
“Las ermitas de Guipuzcoa” pp. 90 Ed. Txertoa 1975 San Sebastian.
“Fiestas tradicionales y romerías de Gipuzkoa”, Pag 105. Ed. Txertoa 1973 San Sebastian.
ZUFIAURRE GOYA José
“Cruceros, cruces, picotas y santutxos en Gipuzkoa”. Pag 115. Fundación Social y Cultural Kutxa. San Sebastian 1995.